January 29, 2017

www.silvanagoldemberg.com

BÚMERAN

–Perdón –dijo él y se fue.

Ella cerró los ojos imaginando un cuchillo clavándose en su espalda.

Un dolor agudo bloqueó el grito de sus entrañas.

No se movió. Lo dejó ir.                   

El portazo sonó a venganza.

Entonces supo que llegaría el momento; tarde o temprano, lo encontraría.

...

January 18, 2017

-Para Leticia

Con la vuelta de los días he regresado y es curioso que al final –hermanito, niño de la aurora, seas el único en recibirme. Gracias por cuidar la casa. Corté la lengua de todo el que se atrevió a decirte cobarde. Traje flores a la madre, cortadas en el prado donde aprendí a correr. Traje al Padre el codiciado acero y una danza nueva. Traje a mi amada el calor de las islas más feroces en mi piel. Y… ¿Dónde están? L...

January 6, 2017

Como si estuviese viendo una película, pasaron ante sus ojos fragmentos de recuerdos de su pueblo. Sentía como un puñetazo clavado en la parte trasera de su espalda y le dolía la cabeza, pero esos malestares desaparecieron conforme más se adentraba en el sueño. Observó que un punto aparecía en la lejanía agrandándose lentamente. Era una ciudad. Se sorprendió de lo real que se veía, incluso pudo distinguir un aeropuerto vacío a...

January 3, 2017

Recuerdo que mi padre me advertía de lo inútil de intentar huir. Subíamos a la camioneta, las cuatro de la mañana. Hacía frío, cualquier época del año y yo ahí, recibiéndolo en plena cara, trepado en la caja de una vieja Chevrolet azul avanzando por la carretera.

Arriar vacas, con pial y voz fuerte. Hacerse respetar a base de halagos o imprecaciones. Conducirlas al pesebre para su turno de ordeña, limpiar las boñigas, llevar lo...

April 28, 2016

(De Ficciones Marinas, Libro Primero)

 

Mis marinos no pierden las esperanzas.

Son fuertes: están curtidos de tanta sal

que sus cuerpos semejan roca o madera;

portan orgullosas cicatrices

y sus armas permanecen más limpias que nunca.

 

Despertaron pasado el mediodía,

a pesar del calor constrictivo:

sonríen,

el ron les hizo bien,

saben que los mares no son tan grandes

y que, como hay bestias nacidas de la entraña del infierno,

también las ha...

April 22, 2016

(De Ficciones Marinas, Libro Primero)

 

Perdimos de vista tierra firme,

pero el sol sale del Japón y naufraga siempre

en el caparazón de Santa Helena,

tortuga piadosa que nos guía con su fuego

por las noches.

 

Los marinos están angustiados

porque conocen la corrosión intempestiva

de los mares del trópico;

y piensan que, como en la literatura y el arte,

las aguas están plagadas de serpientes,

sirenas, tritones, Kráken y el temible Snark.

 

E...

March 25, 2016

 

Cuando regresé  el sol ya había muerto,

encontré los minutos del reloj esparcidos por el suelo,

las estrellas sin vida enganchadas de la lámpara

y mi cabeza colgando en la pared.

 

Vi caer un par de lágrimas.

Las evaporé en mis dedos.

Tenía ganas de recordar el sabor del dolor,

ese que me dejó tu estela.

Mis vísceras vibrantes aún por tu olor,

y mi sangre galopando lejos del cuerpo.

Mi sangre te buscaba a ti,

quería arder en ti. 

 

Mi grit...

March 17, 2016

(Comes from Dusk)

“I did visit it some months ago. I hadn’t been there for years. It’s not the nostalgia that makes me sad,” she replied, looking past him, “but the confusing feelings I had when I was there.”

Alberto leaned forward. As a journalist, and a friend of Mariana’s, he was very interested to hear this aspect of her story. ”Tell me about it”. Both hands brought his mug of coffee to his face, where he absorbed its aroma....

March 11, 2016

“Andale. It’s seven years today since I left Mexico to come to Vancouver.” Mariana reflected as she closed her apartment door behind her. It was early afternoon when she stepped onto the sidewalk, and she stopped to inhale the fresh air and feel the sun on her face. From her purse she took a lipstick, and without a mirror applied the colour with precision. Within seconds, the voluptuous mouth was ready to kiss Williams, her Ca...

March 2, 2016

 

A Andrea que enciende los colores

en esta y todas mis vidas. 

 

 

Fue en otro tiempo, quizá en otras vidas.

Apareciste en la última gota de lluvia que apagó mi sed,

te miré mientras dormías en la luna que menguaba,

te esperé todos los siglos de mis noches

me remendé las alas para correr tras de ti

y me aferré a la sombra de  tu cuerpo en todas tus vidas.

 

Y  entonces pasó…

Nos encontramos en un viento que revolotea corazones

en un espaci...

Please reload

  • Facebook - Black Circle

Galería de Imágenes

Conociendo la obra de Rosa Escalona Marín (No.2)

9/18/2016

1/6
Please reload

Archivo por autores