Alexander Weimann


Marzo ha estado lleno de eventos artísticos de todas las índoles. Recientemente, el viernes dieciocho, Apollo e Dafne se presentó en el Vancouver Playhouse, bajo la dirección de Alexander Weimann con quien Tintas: Portal de Arte y Cultura, sostuvo una conversación telefónica.

Alexander nación en 1965 en Munich, en donde estudió órgano, música de iglesia, musicología, teatro y latín medieval. A lo largo de toda su carrera ha recibido distintas becas y apoyos gubernamentales por lo que ha estudiado, entre otras cosas, clavecín y cantos gregorianos.

Sobre Apollo e Dafne, Weimann nos comentó que a pesar de ser muy antigua, es una de esas historias que no pasan de moda y con la que muchos nos podemos sentir identificados en algún punto de nuestras vidas. Que vale la pena asistir pues las voces de Douglas y Yulia Van Doren, nos harán sentir y vivir la tragedia de los enamorados, por lo menos por esa noche.

Como no teníamos mucho tiempo para hablar, decidí preguntarle acerca de sus momentos más memorables dentro de su profesión, en concreto, sobre el momento más vergonzoso que ha vivido y qué aprendió de él, a lo que me contestó entre risas que hay uno en particular que no se le olvida y que se remonta a sus primeros años de carrera como solista. En esa ocasión se encontraba muy enfermo, pero decidió presentarse aun sintiéndose mal. Dijo que fueron las horas más largas de su vida pues se sentía completamente fuera de lugar. La presentación se llevó a cabo sin problemas, tal vez la mayoría ni notaron su agonía interna; sin embargo, aprendió la lección. Aprendió a ser más inteligente y a cuidar más de su persona, lo que también es parte del profesionalismo.

Para concluir nuestra llamada, hizo una invitación a los lectores a Tintas para que conozcan más sobre la música del barroco y otras épocas.

#Eventos #Entrevistas

0 views