El muralismo mexicano en China

September 12, 2015

Cuando leí «Diego Rivera and his influence on Chinese Art» –título de la conferencia que daría el artista y estudioso del arte Zheng Shengtian y a la que había sido invitada–, la relación no me quedaba muy clara. Camino a casa recordé una noticia del año pasado en la que se anunciaba una exposición de obras de Rivera en China.[i] Sin embargo, una cosa es dar a conocer la obra de un artista y otra muy distinta que la obra del artista influya en otros. Por ello, estimado lector, te presento a continuación un panorama general sobre el muralismo mexicano y su influencia en el arte de China basado en la exposición de Shengtian y otros estudios.

 

 

¿Qué es un mural?

 

Como su nombre lo indica, el mural está relacionado directamente con el muro que se convierte en su soporte. La forma, tamaño, técnica y finalidad de los murales ha variado desde sus primeras manifestaciones en tiempos prehistóricos. En cuanto a la técnica existen los llamados «frescos» que son murales en los que se aplica el pigmento directamente sobre un muro, todavía húmedo y que ha sido revestido con una capa de yeso y una de cal, con las que se mezclan y quedan adheridos. La técnica «en seco» o «al temple» que consiste en mezclar los pigmentos con alguna sustancia aceitosa como yema de huevo, aceite o cera, que actuará como medio adhesivo al aplicarse sobre muros secos. La técnica del acrílico es la mezcla del pigmento con resina sintética. Ésta forma de hacer murales se volvió muy popular en el siglo XX con los pintores mexicanos que buscaban plasmar grandes imágenes expuestas a distintas condiciones climáticas y que además requerían de un secado rápido. Otras técnicas son el mosaico y el vitral.

 

 ¿Qué es el muralismo?

 

Aunque la historia del mural se remonta a tiempos prehistóricos, el movimiento artístico conocido como «muralismo» surgió en México en el siglo XX luego de la revolución de 1910. En 1923 el Sindicato Revolucionario de Obreros, Técnicos, Pintores y Escultores de México lanzó un «manifiesto» dirigido «A la raza indígena humillada durante siglos; a los soldados convertidos en verdugos por los pretorianos; a los obreros y campesinos azotados por la avaricia de los ricos; a los intelectuales que no estén envilecidos por la burguesía». Redactado por Alfaro Siqueiros y firmado por Diego Rivera, Clemente Orozco, Fermín Revueltas, Xavier Guerrero, Ramón Alva Guadarrama, Germán Cueto y Carlos Mérida, declaraba –entre otras cosas–:

 

(…) el arte del pueblo de México es la manifestación espiritual más grande y más sana del mundo y su tradición indígena es la mejor de todas. Y es grande precisamente porque siendo popular es colectiva, y es por eso que nuestro objetivo fundamental radica en socializar las manifestaciones artísticas tendiendo hacia la desaparición absoluta del individualismo por burgués. Repudiamos la  pintura llamada de caballete, todo arte de cenáculo ultra intelectual por aristocrático, y exaltamos las manifestaciones de arte monumental para ser de utilidad pública.  Proclamamos que toda manifestación estética ajena o contraria al sentimiento popular es  burguesa y debe desaparecer porque contribuye a pervertir el gusto de nuestra raza ya casi  completamente pervertida en las ciudades (…) Proclamamos que (…) los  creadores de belleza deben esforzarse porque su labor presente un aspecto claro de  propaganda ideológica en bien del pueblo, haciendo del arte, que actualmente es una manifestación de masturbación individualista, una finalidad de belleza para todos, de educación y de combate (…).

 

Así, surge el muralismo como expresión artística de carácter social y con una fuerte carga ideológica, popular y revolucionaria.

 

¿Cómo se relaciona el muralismo mexicano con el arte chino?

 

China tiene una tradición artística muy antigua; no obstante, cuando se trata de murales su carácter, forma y finalidad eran muy distintos a los que conocemos como parte del movimiento muralista mexicano.

 

La primera noticia que se tiene –según Shengtian– de algún contacto con el muralismo de México data de 1925 en que el pintor Lin Fengmian prestó gran interés por un libro de historia del arte mexicano que encontró en París; sin embargo, fue hasta 1931 que el escritor Lu Xun introdujo al público la obra del pintor Diego Rivera y dio a conocer la importancia que el muralismo podía llegar a tener en la vida del pueblo. Xun escribió: «The mural can fulfill the most of social responsibilities. Because it is differentiated from paintings kept in the mansions of nobles».  

 

 

Los murales chinos, aunque antiguos y hermosos, tenían en común su finalidad religiosa; en cambio, los mexicanos eran creados con la intención de transmitir ideas, de comunicar un mensaje: belleza para todos, educación y combate.[ii]

 

A pesar de que China tiene la colección más grande de murales en el mundo, los creados antes del contacto con el muralismo mexicano eran obras totalmente religiosas. Fue a partir de la adopción del modelo mexicano que los artistas chinos comenzaron a variar el mensaje e intención de sus creaciones, pues con los murales tradicionales era imposible expresar el sentir del pueblo.

 

En 1930, Miguel Covarrubias –caricaturista y pintor mexicano– visitó Shanghái en compañía de su esposa en donde conoció a jóvenes artistas chinos que se sintieron inspirados por su trabajo, como por ejemplo Zhang Guangyu y Ye Qianyu.

 

Luego, en 1949 debido al establecimiento de la República Popular, China cerró sus fronteras al occidente dejando únicamente constante su relación con la Unión Soviética. Fue a partir de 1950 que debido a su ideología comenzó a buscar lazos con países del tercer mundo, en donde México tenía un lugar. A partir de ese año, varios contactos entre artistas mexicanos y chinos han tenido lugar, pero indiscutiblemente, los muralistas fueron particularmente bien aceptados y tomados como modelos a seguir para conseguir una expresión más significativa del arte.

 

El 18 de marzo de 1956, obras de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Leopoldo Méndez e Ignacio Aguirre y parte de la obra de José Guadalupe Posada fue presentada en la Galería de Bellas Artes de Pekín. Según el archivo privado de la Sociedad Mexicana de Amistad con China Popular, 270 obras de artistas mexicanos vinculados al Taller de Gráfica Popular estimularon el fervor revolucionario y anti imperialista del público chino en el recién fundado estado comunista.

 

 

Son varias las teorías que circulan alrededor de los murales de Diego Rivera y su llegada a China, también en torno a sus visitas a tal país. Parece ser que el pintor nunca llegó a estar físicamente ahí, pero sus obras sí y todavía sobrevive el misterio de la desaparición de una de sus obras «Pesadilla de guerra; sueño de paz» de 1952 que pintó y vendió al gobierno chino.

 

 

¿Quién es Zheng Shengtian?

 

Artista, erudito y curador independiente que ha vivido y trabajado en Vancouver desde 1990.[iii]Es editor de la revista de Arte Contemporáneo Chino Yishu[iv]. Ha manifestado su gran amor por el arte y la cultura de Latinoamérica, y ha dedicado muchos de sus esfuerzos al estudio de las manifestaciones artísticas de esta parte del mundo.

Dijo Shengtian para Trayecto F que desde que vio la exhibición de arte mexicano en 1956 cuando él era apenas un joven estudiante, se sintió profundamente motivado para conocer más al respecto y desde entonces se convirtió en su sueño: «I planned to go to Mexico to study instead of United States, but the government asked me to learn Spanish. However, at that time it was very difficult in China to find a school to learn it» Por esa razón, en 1980 viajó a los Estados Unidos para estudiar pero en 1982 realizó su primera excursión a México en donde inició sus investigaciones sobre arte.

 

Sobre el futuro del muralismo chino, el investigador agregó que en la actualidad gran parte de las creaciones son del tipo comercial, por lo que poco a poco han ido perdiendo su esencia transformadora y de carácter revolucionario; sin embargo, todavía hay muchos artistas que siguen impulsando el movimiento.

 

Shengtian está convencido de que la riqueza artística latinoamericana es inmensa y que por ello deberían existir más estudios y registros de los intercambios o contactos que se han tenido entre sus artistas y China, como es el caso de Miguel Covarrubias.

 

Una gran conferencia, un excelente expositor y mucho que leer para quienes asistimos.

 

 

 

[i] Consultar: <http://www.excelsior.com.mx/expresiones/2014/10/28/989381>

 

[ii] Manifiesto del Sindicato Revolucionario de Obreros, Técnicos, Pintores y Escultores de México

 

[iii] Tomado de Yishu: Journal of Contemporary Chinese Art. Vol. 14. No. 5.

 

[iv] <http://yishu-online.com/>

Please reload

  • Facebook - Black Circle

Galería de Imágenes

Conociendo la obra de Rosa Escalona Marín (No.2)

9/18/2016

1/6
Please reload

Archivo por autores