Que supieras... (Fragmentos de una carta de adiós)

January 29, 2016

 

Siempre estarán tu verdad, mi verdad y la verdad.

 

Ya no me atormento pensando en lo que fue y en lo que jamás pudo llegar a ser: todo pasa por algo, tal vez no era nuestro momento.

 

Las cosas han cambiado por aquí, era necesario que cambiaran. Pareciera que el miedo es lo que me mantiene en movimiento. 

 

¿Por qué no puedo sacarte de mi cabeza?  

 

Extraño tanto esos días que pasábamos juntos… tus enormes ojos, tu cara pecosa. Tu cinismo, y tu espontaneidad; la forma irónica con la que ves al mundo. Tu mente retorcida, tan llena de pensamientos contrastantes. Extraño ver la pasión en tu cara cuando mirabas una pelea o un juego de soccer. Estar entre tus brazos, tu sonrisa; los besos de buenos días y buenas noches. Extraño estar pegada a ti cuando tenía miedo. Tomarte de la mano; tus labios unidos a los míos, tu cuerpo sobre el mío, tu risa burlona. Te extraño todo. Pero no te lo digo para que regreses y te quedes a mi lado, lo hago para que sepas que aún te llevo en mis pensamientos. Porque quiero que comprendas que aunque nuestro tiempo juntos fue corto, me cambiaste la vida. Ya no volveré a ser la misma y no me interesa serlo. 

 

No te odio y jamás podría. Todavía sonrío cuando pronuncio tu nombre después de que me han preguntado por ti. Al pensarte, vienen a mi mente los buenos momentos, porque los hubo y muchos.  
 
No dejes que mi mensaje te agobie, que no te estresen mis palabras pues con ellas, no busco nada que no sea viajar más ligera después de haberte dicho lo que siento. Quedar libre de vicios. Quiero sepultar este amor y su historia, que aunque efimera, fue para mí apasionada y bella. 

 

Sí, así es, en realidad solo quería que supieras…

 

 

 Fotografía de Fabiola Rábago

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle

Galería de Imágenes

Conociendo la obra de Rosa Escalona Marín (No.2)

9/18/2016

1/6
Please reload

Archivo por autores